Martina con vistas al mar – Elísabet Benavent

Martina con vistas al mar - Elisabet Benavent

Capitulo 1

Siempre fui una niña maniática. Nunca comí con las manos, nunca me ensucié la cara, nunca me dormí
sobre un plato, me pinté la cara o hice algún desastre similar. Siempre fui… pulcra. Tuve una infancia
feliz, una adolescencia nada problemática y una juventud muy plena. Pero es cierto que siempre fui…
seria. Muy contenida, a decir verdad. En mi casa todos lo somos. Se respira cariño y respeto, pero La elegida no nos
volvemos locos dando besos y abrazos cuando nos vemos. Ni siquiera nos vemos mucho. Mis padres son
de los que entienden que, llegada una edad, La fuente de la vida es normal que los polluelos vuelen lejos del nido. No nos van
los mimos.

martina con vistas al mar pdf

Puedo parecer una persona fría. Sé que a la gente le cuesta sentir simpatía por mí, porque suelo dar una
imagen errónea de impermeabilidad, como si todo me resbalara, como si no necesitara a nadie y las
emociones humanas me resultaran excesivas. Eso es porque he sido criada en la contención. Soy una
chica contenida, lo que no significa que no sienta. Pero es cierto, me cuesta horrores expresar mis
emociones profundas; no llevo bien la sorpresa y el coqueteo para mí es un tormento.

Ya veo —respondió. Una voz áspera, algo rota y masculina, que sonaba sensual y a la vez dulce le
acompañaba. Narcótico. Genial. Una jodida fuerza de la naturaleza…, eso me pareció Pablo Ruiz. Fue
como conocer la pasión por la cocina en sí misma, hecha carne. Pablo cogió aire, se irguió y palmeando
el hombro de Fer se levantó—. Siento no poder quedarme a tomar café con vosotros, aunque de todas
maneras imagino que os apetecerá disfrutar de esta noche solos. La cena corre a cuenta de la casa. No
todos los días se cumplen nueve años juntos. Felicidades.
No perdí detalle hasta que traspasó el umbral del salón y se marchó de nuevo hacia su cocina. Su
andar, ese gesto con el que se apartaba el pelo de la cara, lo ceñidos que eran los vaqueros que lucía y la
mirada que me lanzó justo antes de desaparecer de mi vista. Si hubiera tenido quince años me hubiera
enamorado irremediablemente de él, pero no los tenía y estaba allí sentada con mi pareja. Que nadie crea
que se convirtió en mi amor platónico, pero de alguna manera fue como una experiencia extrasensorial.

martina con vistas al mar epub

Pensé que jamás volvería a cruzar una palabra con él y me sentía afortunada por haberlo conocido. Pablo
se convirtió para mí en un jodido mito con el que, sí, fantaseé a menudo, pero no como creo que estáis
pensando.

Es como si mi piel
fuera más gruesa que la de los demás y a veces me sorprendo imitando las reacciones de los de mi
alrededor para obligarme a salir del cascarón. Suelo sentirme a menudo como un pez fuera del agua, pero
tengo la suerte de tener cerca de mí a personas que son mi zona de confort. No me recluyo en mi
habitación con la música alta para aislarme…, muy al contrario, busco abrigo en mi gente.

martina con vistas al mar gratis

Puedo parecer una persona fría. Sé que a la gente le cuesta sentir simpatía por mí, porque suelo dar una
imagen errónea de impermeabilidad, como si todo me resbalara, como si no necesitara a nadie y las
emociones humanas me resultaran excesivas. Eso es porque he sido criada en la contención. Soy una
chica contenida, lo que no significa que no sienta. Pero es cierto, me cuesta horrores expresar mis
emociones profundas; no llevo bien la sorpresa y el coqueteo para mí es un tormento. Es como si mi piel
fuera más gruesa que la de los demás y a veces me sorprendo imitando las reacciones de los de mi
alrededor para obligarme a salir del cascarón. Suelo sentirme a menudo como un pez fuera del agua, pero
tengo la suerte de tener cerca de mí a personas que son mi zona de confort. No me recluyo en mi
habitación con la música alta para aislarme…, muy al contrario, busco abrigo en mi gente. Mis padres
son amigables a su manera y mis hermanos independientes hasta el extremo, como yo, pero mis dos
mejores amigas suplen con creces estas carencias.


INFORMACIÓN

Título: Martina con vistas al mar
Autores: Elísabet Benavent
Tamaño: 1.96MB
Nº de páginas:342

Idioma: Español

Formato :
pdf, epub, mobi, fb2, doc, txt,  torrent

OS: iOs, Android, Windows


Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar  Martina con vistas al mar

Martina con vistas al mar – Elísabet Benavent - lqndX4D


Descargar Enlaces:

Martina con vistas al mar – Elísabet Benavent - LQKXFkX

Descargar pdf

Martina con vistas al mar – Elísabet Benavent - tfukSRO

Descargar epub