Skip to content
Descargar Libros Gratis – Pdf Y Epub

En salvaje compañía – Manuel Rivas

En salvaje compañia - Manuel Rivas

En salvaje compañia – Manuel Rivas

 

Capitulo 1 del libro

Y maravillábase ahora Don Xil, asomando el
morro sin cautela, de la gracia con que armaba y desarmaba un moño, cómo
peinaba los cabellos hasta dejarlos lacios y con un brillo uniforme y cómo
luego volvía a rizarlos sólo con el bucle de los dedos. Cuando pareció
satisfecha, pasó la señora la lengua por los labios y los mordisqueó, y luego
embelleció uno con otro. Sin dejar de mirarse, devuelta la imagen con la
sonrisa melancólica que los espejos reservan en familia, abrió Misia el cajón
de la coqueta y trajeron las manos una alhaja que al abrazarse en el cuello se
vio que eran hojas de acebo con bayas de azabache engarzadas a la antigua
manera.

Y ahí fue que Don Xil vio todas las damas que habían recorrido los
pasillos del pazo de Arán y zurcían la vida con el revés de las horas en la
solana acristalada, como dentro de una redoma, mientras llovía sobre la piel
del mundo. Y al transmigrado se le puso un nudo en la garganta porque todo lo
que se había venido abajo en ella resplandecía, victoriosa sobre las ruinas,
finalmente reconocida por el espejo.

Mientras a ella no se le iba el tiempo,
jugando como muchacha con pendientes y anillos que lucía haciendo de la
mano abanico, metido estaba el testigo entre la nostalgia y el cálculo, pues si
era cierto que aquel rostro sugería mil recuerdos y un amargo deleite, no
menos cierto era que lo había dejado perplejo la exhibición de las galas de la
familia que él suponía perdidas en vergonzosos empeños o en el laberinto de
las partijas. De entre todas, había un broche traído del Brasil por uno de los
de la casa de Arán, el pecador don Álvaro Mosquera, tío abuelo de este Xil,
una joya con una enigmática piedra incrustada, que tallada en forma de
corazón, talmente latía expuesta a la luz, visibles las pulsaciones en los brillos
de la que nunca se supo el origen cierto, pues cada día tenía el aventurero su
historia, surgía de las manos de un garimpeiro o de un indio amazónico en
trueque de un mechero, hasta que él mismo comenzó a distanciarse y a no
querer hablar de la piedra,

como si le cogiese miedo, y era éste precisamente
el broche que ahora Misia colocaba a la altura de los senos para sellar la
camisa entreabierta del pijama, qué capricho para dormir, esas rarezas que
tenía la rama más alocada de la familia, o a lo mejor, quién sabe, hacía bien en
estos tiempos en que andan los ladrones detrás de los que roban y nunca fue
mal seguro la cuenca femenina de las tetas. Cuando la mujer apagó la lámpara,
quedó el centelleo de sus ojos y de aquel corazón de pedrería en el terciopelo
de la noche.


Ficha técnica

Título: En salvaje compañía
Autores: Manuel Rivas
Publicado: oct 2010
Tamaño: 0.92MB
Nº de páginas:467

Idioma: >Español

Formato: multiformato

OS: iOs, Android, Windows


Leer  en online aqui dando clic abajo

En salvaje compañía online


Mira El Vídeo Para Enseñarte como bajarlo y convertirlo en  varios formatos!!


Descargar Enlaces:

En salvaje compañía pdf

Descargar pdf

En salvaje compañia epub

Descargar epub