Skip to content
Descargar Libros Gratis – Pdf Y Epub

Hasta que te enamores de mi – (Hasta que te enamores de mi 01) – Andrea Soledad

Hasta que te enamores de mi - (Hasta que te enamores de mi 01) - Andrea Soledad

Capitulo 1

Eso da lo mismo, al menos nos sirve para recrear la vista —se justifica.
—Estás muy loca, Ximena.
—Lo sé, es parte de mi encanto.
Ambas nos reímos y salimos del baño. Nos dirigimos a la sala de reuniones y
esperamos que todos lleguen para comenzar. El señor Hidalgo se ve tan
imponente como siempre, vestido con un traje gris que destacaba su porte y
su físico.
Claudia me había pedido que tomara nota de lo que nuestro jefe expondría,
sin embargo, mis notas permanecían en blanco. Mi vista estaba rodeando a
Matías, mi estupendo y gruñón jefe. Definitivamente no estaba acostumbrada
a codearme con hombres como él, era realmente deslumbrante, creativo,
inteligente, con una perfecta forma de hablar y además guapo ¿Qué más se
podía pedir? Aunque claro, yo, una simple practicante, jamás podría ser
tomada en cuenta por un hombre tan imponente como él.
Mi atención estaba completa y profundamente centrada en Matías, en sus
gestos, en su voz, en su mirada. En definitiva: estaba anonadada.
Los últimos días, estando en casa, no podía sacar de mi cabeza la imagen de
aquel hombre, incluso había buscado en Internet más información sobre él.
Me sentí algo psicópata al hacerlo, pero guardé unas fotos de él en mi
computador. Al fin y al cabo, admirarlo era mi gran secreto.
—Si lo sigues mirando de esa forma se va a gastar —susurró a mis oídos
Ximena.
—¿Qué?
—Deja de mirarlo ¿Tú crees que no se da cuenta? —insistió.
—Lo miro porque está exponiendo —miento.
—Sí, claro. Igual yo.
—¿Algún problema señoritas? —pregunta Matías.
—No —respondemos ambas al unísono.

Segunda vez que me llamaba la atención, ahora no por mi culpa. Solo
esperaba que esta vez no llegara el sermón y no llegó. No obstante, me había
percatado de algo que no había querido asumir: Pese a lo frío y distante de
Matías, él me gusta. Sé que es una locura, que jamás podría fijarse en mí, ni
siquiera sé si ha logrado superar lo de su esposa. Además soy 10 años menor
que él, que tiene 32, por lo que pude averiguar. No obstante, eso no me
importa, será para mí un amor platónico, alguien a quien jamás tendré,

inalcanzable, pero mío en mis imaginaciones, en mis sueños.
De pronto me doy cuenta que estoy sonriendo como una tonta de solo
imaginar que es mío. En fin, tal vez debería concentrarme en mi trabajo,
aunque él forma parte de mi trabajo, así pensar en él podría contar como estar
trabajando.

Al llegar a casa, miro su fotografía en mi computador. Decido imprimirla y
dejarla en mi velador. ¿En qué momento comenzó a gustarme tanto este
hombre? Ya ni siquiera me dan ganas de salir al patio a leer, aunque la tarde
esté increíble. Él se ha robado poco a poco mis pensamientos. Intentar fingir
que puedo distraerme en otra cosa, sería engañarme a mí misma.
No creía en el amor a primera vez, tampoco creo que este sea el caso. De
hecho mi primera visión sobre él fue bastante desagradable, creí que era un
tipo frío y déspota. Aunque esa opinión sobre él no ha cambiado, ahora es
distinto, pues veo mucho más que eso: Su forma de hablar, su inteligencia, su
fortaleza, su carácter y, cómo no: su físico. Soñar es gratis, pero ¿A quién no
le gustaría tener algo con él en realidad?


Otros que te puedan interesar:


 

[spoiler title=’INFORMACIÓN:’ style=’blue’ collapse_link=’true’]

Título: Hasta que te enamores de mi
Autores: ANDREA SOLEDAD
Publicado: nov 2017
Tamaño: 0.91MB
Nº de páginas:789

Tiendas donde lo puedes comprar: casadellibro.com amazon.es

Idioma: Español

Formato: multiformato

 

OS: iOs, Android, Windows

[/spoiler]


[spoiler title=’Leer en online’ style=’steelblue’ collapse_link=’true’][/spoiler]


Mira El Vídeo Para Enseñarte como bajarlo!!


[spoiler title=’Descargar Enlaces:’ style=’yellow’ collapse_link=’true’]

Descargar pdf

Descargar epub

[/spoiler]       ↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓