Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2018】

Los desterrados – Kamila Shamsie

Los desterrados epub
Genero: Aventura

Los desterrados Sinopsis

Isma, una joven musulmana británica, ha conseguido independizarse de su familia y piensa ir a Estados Unidos para completar sus estudios. Pero este simple hecho posee una significación muy especial si consideramos que su padre fue acusado de terrorismo y murió camino de Guantánamo; que su hermano ha decidido unirse al Estado Islámico; que su hermana es una joven muy problemática incapaz de hacer frente a la vida… Ese pasado estallará en mil pedazos cuando Isma conozca a Eamonn y las diferencias que parecían superadas vuelvan a irrumpir en la vida de todos


Ficha técnica

Título: La voz interior de Nerea
Autores: Carolina Ortigosa
Tamaño: 0.88MB
Nº de páginas: 568
Idioma: Español
OS: iOs, Android, Windows
Servidores: Google drive, 1Fichier, Zippyshare, y Onedrive


Descargar libro Gratis Los desterrados – Kamila Shamsie

Mi discurso fue apagándose. De verdad, ¿qué esperaba, que se
arrepintiera y volviera arrastrándose?
Mi voz interior me observaba con una ceja levantada. Sí, tenía a mi voz
interior como una versión de mí misma, pero permanentemente escéptica en
mi cabeza. Solo un poquitín más atractiva que yo, y así era fácil odiarla
cuando me hacía faenas como evitar que pensara como una adulta, y no
dejaba que mi cabeza y mi corazón estuvieran de acuerdo.
Refunfuñé para mis adentros como la inmadura que era, aunque eso
jamás lo admitiría en voz alta, y me aclaré la garganta.
—Puede hacer lo que quiera. Ya no es mi novio —declaré con el
corazón encogido.

—Bueno, no es eso. Podría haber pensado en lo que sentirías al verles
juntos en las redes sociales. Se llama empatía; algo que brilla por su
ausencia… —acusó enfadada.
—Al menos me dejó antes de ponerme los cuernos. Eso habría sido
mucho peor —traté de consolarme a mí misma.
Me decía eso una y otra vez, aunque en el fondo de mi alma, todo lo que
estaba pasándome me parecía una putada de talla mundial. Algo del todo
injusto ya que, a mi entender, le ofrecí el cien por cien de mí misma a algo
que había acabado rompiéndose al final.

—Para empezar, no debió mirar siquiera a otra, y para seguir, debió
despedirla y casarse contigo sin pensarlo; aunque viendo lo cerdo que es… te
has librado de una buena —dijo convencida de llevar la razón.
Tal vez la llevaba, no en lo de que Luis era un cerdo, sino en que tal vez
ahora estaría mejor. Desde luego si no me quería, ¿cómo íbamos a estar
juntos?—

Eso sí me consuela —declaré con una amplia sonrisa y un profundo
suspiro.
Mi amiga no podía verme, claro, pero nos conocíamos de toda la vida, y
sabía que era sincera con ella.
—Me alegro, aunque Leti y yo estamos preocupadas por lo que podrían
decir sus padres —musitó—. Los tuyos, y el resto de vuestros familiares.
—Puñeteras redes sociales —mascullé molesta—, y su manía de tener
conectados a todo el mundo. Ya se habrían enterado hasta en China de
nuestra ruptura —solté casi a gritos. Menuda frustración, pensé.
Empecé a hiperventilar, mi cuerpo temblaba, sentí una ligera sensación
de mareo y la boca como el cartón.

Estas dos semanas había sufrido crisis de ansiedad y de pánico en mayor
o menor medida según la dimensión de la mala noticia que estuviera
manejando, y ahora estaba en medio de una de las peores. Qué asco.
—Como alguno de nuestros padres se aburra y decida conectarse, lo
verá… y vendrán a toda pastilla para organizarnos una intervención en toda
regla… —medité en voz alta—. Esto se nos va a ir de las manos.
—¿Dónde están ahora tus padres? —preguntó con gran curiosidad.
—Creo que por México. A saber —añadí pensativa—. Van a donde
quieren y cuando quieren, puede que estén por Canadá a estas alturas.
—Hablas con ellos continuamente, deberían saber ya que algo te ocurre
—alegó con preocupación.


Leer  en online dando clic abajo

 online


PDF


EPUB


Mas libros del mismo autor: