Saltar al contenido
▷ Descargar libros gratis en pdf y epub 【2018】 Una página libre de Virus!!

No me quitarás a tu ex – Emma K. Johnson

Capitulo 1

¿Todo bien, Alek? ¿Gustas que te traiga otro whisky? —escuché al
mesero junto a mí. Seguro notó mi vaso a la mitad.
Ni cuenta me di cuando se acercó. Yo tenía los ojos entrecerrados y
disfrutaba de la música en vivo que tocaban en el club esa noche.
—Estoy bien por el momento, gracias —le dije al voltear a verle, y él se
fue a atender a los demás comensales en el segundo piso del Club Ember, mi
salón de jazz favorito de todo el mundo.
Y no lo decía sólo por la hermosa cantante que nos deleitaba con su voz,
el sabroso tocar de piano y saxofón, o por el trato de realeza que recibía
siempre que iba. Todo el lugar tenía una energía capaz de mantener fuera
cualquier preocupación y mal pensamiento que uno trajera.
Ahí adentro sólo había la música, y la purificación mental que provocaba
y disfrutaba. Había, para mí, pocos lugares como el Club Ember en todo el
mundo, y era siempre mi destino de mi primer noche cada que iba a Ciudad
del Sol por algún negocio.
Miré al escenario desde mi asiento casi en la orilla del barandal rústico y
elegante, y jugué con el hielo dando vueltas a mi vaso mientras miraba a los
ojos a la cantante, Vicky, que aquella noche lucía impresionante con un
vestido largo negro con la espalda abierta hasta su espalda baja, la cual
podía apreciar ya que traía su cabello recogido en un rodete perfecto encima
de su cabeza.
Y Dios mío, qué espalda.
Ella alzó la mano que no sostenía el micrófono, y subió la mirada al
mismo tiempo que elevó el volumen en la parte más emotiva de la canción.
Sus ojos cruzaron con los míos, y me guiñó el ojo cuando alcé mi vaso para
brindar a su salud. Su voz no varió ni una octava. Vicky era toda una
profesional.
—Disculpa, Alek —dijo una voz profunda detrás de mí. Di un sorbo a mi
whisky y lo saboreé mientras volteaba a ver a Saúl, el gerente del club—.
Hay un sujeto llamado Dionisio Medina preguntando por ti en la barra.
Tragué al mismo tiempo que sonreía. —Es a quien espero, Saúl. Déjalo
pasar, por favor, y dile a Luis que me envíe el Macallan que le pedí cuidara
con su vida —le ofrecí mi mano para estrechar la suya, con un billete en mi
palma el cual él tomó cuando la estrechó acompañado de un agradecimiento
en su mirada.

Terminé el whisky que tenía y puse el vaso en la mesita junto a mi sillón
antes de ponerme de pie y ajustarme el traje.
—¡Aleksander Carvalho! —exclamó una voz melodiosa detrás de mí.
Sonreí tanto como pude cuando volteé y vi a mi viejo amigo y mentor
acercarse con brazos abiertos.
—¡Dionisio Medina! —exclamé al darle un fuerte abrazo.
¡Por Dios, cómo había envejecido! El cabello que antes tenía en su ahora
cabeza calva pareció haberse ido a sus cejas pobladas, grises y blancas. Se
notaba bajo sus ojos pardos que las noches con sueño profundo y reparador
ya no se le daban tan seguido. Y estaba delgado, demasiado delgado.

El cáncer podía ser una enfermedad muy devastadora, pero ni esa
maldición pudo quebrantar el espíritu de Dionisio. Ahí estaba, con su traje
de diez mil dólares y una sonrisa, tan vivo y alegre como le había conocido.
—O creciste cinco centímetros o yo me encogí —dijo Dionisio, dándome
una palmada en el hombro—. ¡Con un demonio, Alek! ¿Tienes tu propio
gimnasio de donde nunca sales o algo así?

Le miré a los ojos mientras reía. —¿A qué hora necesitas regresar al
Hogar de Ancianos? No quisiera que te perdieras tu cocol con chocolate.
—¡Ja ja, muy gracioso! —dijo entrecerrando los ojos— Más o menos a la
misma hora en que te tomas tu lechita y a dormir, grandísimo bebé.


Otros que te puedan interesar:


 

INFORMACIÓN:

Título: No Me Quitarás A Tu Ex
Autores: Emma K. Johnson
Publicado: feb 2018
Tamaño: 1.02MB
Nº de páginas:789

Tiendas donde lo puedes comprar: casadellibro.com amazon.es

Idioma: Español

Formato: multiformato

 

OS: iOs, Android, Windows


Leer en online


Mira El Vídeo Para Enseñarte como bajarlo!!


Descargar Enlaces:

Descargar pdf

Descargar epub

      ↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓